Los artistas crean, los toreros matan

UN LAB Middleware Label: Title Ends

 

Un verdadero artista crea piezas de arte como pinturas, esculturas, música o escritura. Un torero tortura y asesina animales sintientes e inocentes a sangre fría; nadie consideraría jamás que alguien que tortura y mata pueda ser un artista. Los toreros, sin embargo, creen que son artistas y han idealizado estas atrocidades durante demasiado tiempo, pero la gente ya no acepta esto, no en 2021. Es por esta razón que PETA Latino, Perú Antitaurino, y Acho Sin Toros instan a Alejandro Neyra, ministro de Cultura de Perú, a no incluir a los toreros bajo el concepto de "artistas" en la nueva Ley del Artista, un proyecto que será enviado al Congreso en julio.

Un buen ejemplo es que la Corte Suprema de España dictaminó que el "trabajo" de un torero (léase tortura y asesinato) no podría registrarse como propiedad intelectual, aduciendo que es difícil identificarlo como ejemplo concreto de creación artística, ¿y cuál es la razón? Los toros son seres individuales sensibles con personalidades únicas que en la plaza de toros luchan por su vida: sufren, son torturados y asesinados de diversas maneras, y esto es algo que no puede ser reproducido.

Por lo general, antes de una corrida, al toro lo separaron de su manada y lo llevaron a un lugar extraño. Durante el transporte y la espera previos a la corrida a menudo pierde entre 20 y 30 kilogramos. Incluso antes de entrar en la plaza, al toro le encajan en la espalda un arpón llamado divisa. Una vez en el ruedo, lo someten a tres fases de tortura. Durante la primera fase, llamada de varas, los picadores a caballo le encajan lanzas en los músculos de la espalda y el cuello para que no pueda levantar su cabeza y embestir. Además, tuercen las lanzas para cortar más al toro y asegurar la máxima pérdida de sangre, hasta seis litros. Durante la segunda fase, llamada de banderillas, el ya muy débil toro es apuñalado con seis arpones (banderillas), en el mismo lugar donde ya ha sido herido.

En la tercera y última fase, llamada de muerte, el matador entra para terminar por fin con la vida del exhausto y moribundo toro. Después de provocar algunas embestidas débiles del animal, el matador intenta asesinarlo con una espada llamada estoque, clavándola en su espalda una y otra vez. Pero el toro generalmente no muere en este punto, por lo que el matador luego usa otra espada llamada verduguillo para intentar cortar su médula espinal y dejarlo tetrapléjico, lo cual requiere a menudo múltiples intentos. Una vez en el suelo e incapaz de moverse, el toro es apuñalado varias veces detrás de la cabeza con una daga llamada puntilla. Si el matador no da en el blanco y sólo logra mutilar más al toro, el animal consciente pero paralizado puede ser encadenado por sus cuernos o el cuello y arrastrado fuera del ruedo aun sufriendo. En un último acto barbárico, a menudo le cortan las orejas y cola como "trofeos".

Por favor, firma nuestra petición para exigirle al ministro de Cultura de Perú que no incluya a los toreros como artistas en la nueva Ley del Artista e informa a los demás sobre la crueldad de estos eventos arcaicos.

Ministro de Cultura
Alejandro
Arturo Neyra Sánchez
Government of Peru

¡Haz Algo!

Todos los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios. 

Deseo suscribirme al siguiente e-mail: