Director de los NIH Pasa por Alto la Crueldad, Exige un Nuevo Liderazgo Ya

UN LAB Middleware Label: Title Ends

 

PETA llama al director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), Francis “Vista Gorda” Collins, y debe renunciar.

Los contribuyentes estadounidenses pagan miles de millones de dólares por año para financiar los NIH, a la espera de que la agencia retribuya su inversión con tratamientos y curas urgentemente necesarios. Pero esto es lo que los contribuyentes reciben: la continua dependencia de los NIH de la experimentación fallida en animales y la negligencia, crueldad y las reiteradas violaciones a la ley federal en los laboratorios propios con animales de la agencia. Collins se ha desempeñado como director de los NIH desde agosto de 2009.

De enero de 2018 a junio de 2021 se han documentado 75 casos de graves violaciones al bienestar animal en los laboratorios de los NIH en Maryland. Los animales se sofocaron, pasaron hambre y murieron por deshidratación. Fueron inyectados con fármacos equivocados y sometidos a procedimientos no aprobados. Quedaron atrapados en partes de equipamiento y murieron mientras luchaban frenéticamente por escapar.

Un ratón se prendió fuego cuando los experimentadores no se dieron cuenta de que se habían acumulado vapores de alcohol durante una cirugía de electrocauterio generadora de calor. Otro sufrió durante días, lánguido y emaciado, mientras un veterinario recomendaba eutanasia de emergencia, pero un experimentador no la llevó a cabo.

Un mono anestesiado tenía una quemadura grande y abrasadora en el abdomen cuando un experimentador incorrectamente colocó una almohadilla térmica en su piel. Otros cuatro se deshidrataron fuertemente cuando el personal desatento no notó que un conducto de agua usado para suministrar fluidos por vía endovenosa estaba desconectado. Una mica nocturna perdió 20% de su peso corporal y estaba fuertemente anémica, pero no le brindaron atención veterinaria y murió en su jaula.

Usaban perros en un estudio de shock séptico que fue suspendido después de que los experimentadores se desviaran del protocolo aprobado, incluso usando suturas que causaban infección.

El espectáculo de terror sigue y no mejora.

Durante años, Collins ha hecho caso omiso de estos hechos espantosos que él supervisa, así como del hecho de que muy pocos tratamientos o curas preciados han resultado de este reino de sufrimiento. Incluso mientras la evidencia científica sobre el fracaso de la experimentación animal para producir curas y tratamientos para humanos ha aumentado, la agencia ha continuado derrochando fondos públicos en experimentos crueles y fallidos.

En su plan estratégico del 2016 al 2020, los NIH aceptaron que “los modelos animales a menudo fallan en proveer buenas maneras de imitar enfermedades o predecir cómo funcionarán los fármacos en humanos”, sin embargo, Collins continúa despilfarrando cerca de la mitad del presupuesto de la agencia en esta seudociencia, año tras año.

Collins ha estado al mando del barco que se hunde de los NIH durante más de una década y se ha mostrado reacio o incapaz de cambiar su curso hacia una investigación moderna y relevante para humanos. Si EE.UU. pretende mantener su posición como líder mundial en investigación, los NIH deben cambiar su curso ahora con un nuevo e innovador capitán al mando.

Toma acción a continuación para instar al secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Xavier Becerra, a reemplazar a Collins por un nuevo líder con visión de futuro que haga justicia a la importante misión de los NIH.

Mr.
Xavier
Becerra
Health and Human Services

¡Haz Algo!

Todos los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios. 

Deseo suscribirme al siguiente e-mail: