PROVEEDOR PARA HERMÈS Y PRADA AL DESCUBIERTO: AVESTRUCES JÓVENES MASACRADAS PARA PRODUCIR BOLSOS “DE LUJO”

UN LAB Middleware Label: Title Ends

 

UN INT Intro Text w/ Responsive Image - *Important Note* You must UNLINK this shared library component before making page-specific customizations.

En septiembre del 2015, los investigadores de PETA viajaron a Sudáfrica para obtener grabaciones inéditas del interior de los mataderos de avestruces más grandes del mundo, incluyendo el del proveedor exclusivo de pieles de avestruz para los bolsos Birkin de Hermès. Los investigadores vieron a los trabajadores obligar a los avestruces aterrorizados a entrar en compartimientos de aturdimiento –ocasionando que muchos resbalaran y cayeran– y a continuación los vieron cortarles la garganta. Los avestruces que esperaban en fila observaban con impotencia mientras sus compañeros eran asesinados frente a sus ojos.

 

Se grabó en video cuando los trabajadores golpearon a los avestruces en la cara durante el transporte, y, cuando los avestruces se tropezaron con otra ave que había colapsado afuera del matadero, un director de la planta bromeó: "Llamaré ahora mismo al oficial de bienestar animal".

Estos mataderos proveen pieles de avestruz a Hermès, Prada, Louis Vuitton y otras de las principales casa de moda europeas. Las plumas, algunas de las cuales son arrancadas de la piel de los avestruces cuando están plenamente conscientes, se usan en vestidos para el Moulin Rouge y en festivales como el Carnaval de Río de Brasil, así como en plumeros, bufandas de plumas y otros accesorios. La carne de avestruz también se vende por todo Sudáfrica y es exportada principalmente a Europa.

SUDÁFRICA: LA CAPITAL MUNDIAL DEL ASESINATO DE AVESTRUCES

El Cabo Occidental de Sudáfrica es donde están ubicados los mataderos más grandes del mundo, los cuales proveen pieles de avestruz “de lujo” para Hermès, Prada y otras de las principales casas de moda.

Nuestros investigadores vieron a las jóvenes aves hacinadas en vehículos de platón para ser transportadas en el aterrador viaje hacia el matadero. Una vez llegan al matadero, los trabajadores sujetan a cada ave con fuerza, las aturden eléctricamente y luego les cortan la garganta. Posteriormente, se arrancan las plumas de los cuerpos de las aves que todavía están calientes y éstas son desolladas y descuartizadas.

Un avestruz se tropieza y cae cuando es obligado a entrar en el matadero.

EL AVESTRUZ INTELIGENTE: LEJOS DE SER UNA “TELA”

Aunque los avestruces pueden vivir por más de 40 años, los avestruces de las granjas son asesinados cuando tienen tan solo 1 año. Y, aunque los avestruces jóvenes por lo general permanecen con sus padres hasta por tres años, los avestruces que son criados en granjas industriales nunca podrán ni siquiera conocer a sus padres.

En la naturaleza, estas aves inteligentes comparten las tareas de ser padres, de modo que la madre de plumaje camuflado cuida los huevos durante el día y el padre, que tiene plumas negras, hace el turno de la noche. Un gerente de la granja le dijo a nuestros investigadores que ha visto a avestruces tomar turnos mientras se abanican unos a otros en los días calurosos, señalando: “Tengo mucho respeto por los avestruces”.

Estas aves nunca podrán conocer a sus padres y eventualmente serán asesinadas por los supuestos bolsos "de lujo".

Exhorta a Hermès y a Prada a que abandonen las pieles exóticas

Únete a nosotros para presionar a Hermès y a Prada para que retiren la piel de avestruz y las demás pieles exóticas de sus colecciones y opta siempre por textiles veganos.

Mr.
Nicola Lorenzo
Antonacci
Prada USA

¡Haz Algo!

Todos los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios. 

Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.

UN MIS Hidden Thank You Text w/ Social Sharing Email Info - *Important Note* You must UNLINK this shared library component before making page-specific customizations.