Dile al Congreso: Financien Métodos de Investigación Modernos en Lugar de Experimentos Crueles en Animales

UN LAB Middleware Label: Title Ends

 

UN INT Intro Text w/ Responsive Image - *Important Note* You must UNLINK this shared library component before making page-specific customizations.

ACTÚA AHORA

Desde su fundación en 1980, PETA ha pedido que se acabe con el dinero federal fácil que cada año canaliza miles de millones de dólares de los impuestos hacia experimentos crueles y anticuados con animales. Se estima que el 47 por ciento de las subvenciones otorgadas por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) – la mayor fuente pública de financiamiento de experimentos biomédicos en todo el mundo – paga por experimentos que utilizan a perros, ratas, monos, ratones y otros animales como "modelos" de la fisiología humana. Los estadounidenses están siendo embaucados por quienes conducen este trabajo, el cual rara vez resulta en curas o tratamientos efectivos para los humanos.

Los propios NIH han reconocido que los experimentos en animales han fracasado en producir resultados relevantes para los humanos. En su plan de cinco años más reciente, la agencia declaró que "los modelos animales a menudo no proveen un buen vehículo para imitar la enfermedad o predecir cómo funcionarán los medicamentos en seres humanos, lo que genera una pérdida de tiempo y dinero mientras los pacientes esperan por terapias".

sad macaque in lab

No obstante, continúa financiando estos experimentos que no conducen a nada con dólares de tus impuestos. Solicita al Congreso que recorte los fondos de los NIH para estos experimentos crueles y que redestine ese dinero a financiar métodos de investigación modernos y relevantes para los humanos. Los siguientes son solo algunos ejemplos, que PETA ha puesto al descubierto, de las asombrosas maneras en que los NIH malgastan nuestro dinero y apoyan el tormento a los animales:

  • Peleas de hámster: se han entregado más de $3 millones de dólares a experimentadores de la Northeastern University para que puedan inyectar a los hámsteres cocaína y otras drogas que inducen la agresión y luego obligarlos a pelear entre sí. Este experimento es tan ridículo que aparece en el “Wastebook” (Libro de Des-pilfarro) del gasto público, publicado cada año por el senador Jeff Flake (R-Ariz.).
  • Perros discapacitados: se han gastado casi $10 millones de dólares en otro proyecto que ejemplifica la aparente filosofía de los NIH: "si algo no ha funcionado durante décadas, seguir financiándolo". Durante más de 30 años, Joe Kornegay ha estado criando perros para que desarrollen distrofia muscular paralizante. Se esfuerzan para caminar e incluso tragar porque sus músculos se deterioran. Los experimentos en ellos no han conducido a una cura o siquiera a un tratamiento para revertir los síntomas de la enfermedad. Sin embargo, continúan lloviendo fondos de los NIH, apoyando la cría de colonias de perros afligidos en la Universidad de Texas A&M, la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, la Universidad de Missouri, la Universidad de Washington y otros lugares.
  • Recompensa a la incompetencia: los NIH han otorgado cientos de millones de dólares a la Universidad de Pittsburgh (Pitt). Basados en lo que hemos visto, no confiaríamos en Pitt ni para cambiar un bombillo. Una investigación de PETA reveló que los ratones allí se han ahogado en jaulas inundadas o han muerto de sed. Un veterinario realizó un procedimiento doloroso sin utilizar anestesia adecuada. Conejos murieron de dietas inadecuadas. Perforaron los intestinos de ratones intencionalmente para que las bacterias se filtraran en sus cavidades abdominales y causaran un shock séptico. Y los NIH continuaron financiando este experimento incluso después de que un trascendental estudio determinara que los resultados de los experimentos de sepsis en ratones no se pueden aplicar a los humanos.
  • Los primates como productos: los NIH pagaron casi $7 millones de dólares al infame importador y distribuidor de primates Primate Products, Inc. (PPI). Mientras los NIH mantenían a los monos en PPI para usarlos en experimentos, la investigación de testigo de PETA reveló las carencias y miseria que experimentaban los animales encerrados allí. Los monos se veían obligados a vivir en sus propios desechos, sometidos a un trato violento, y a sufrir durante días con heridas dolorosas, incluso huesos expuestos. Eran sometidos a amputaciones de cola y extracciones de dientes sin analgésicos adecuados. Después de que publicamos nuestra investigación, PPI fue citado por más de 25 violaciones a la Ley de Bienestar Animal federal. Los NIH suspendieron sus contratos con PPI, pero solo temporalmente.

ACTÚA AHORA

Aquí hay solo un par de ejemplos de campañas exitosas de PETA para terminar con el despilfarro de los NIH y salvar a los animales de los experimentadores, algo que el Congreso podría seguir haciendo hoy:

  • Tortura de monos bebés: los NIH dieron más de $35 millones de dólares a uno de sus propios experimentadores para que intencionalmente indujera depresión, ansiedad y miedo en monos bebés. Los bebés eran arrancados de sus madres, metidos en diminutas jaulas y luego aterrorizados con ruidos fuertes. Otra sesión de tortura involucró drogar a las madres y cubrir sus pezones con cinta adhesiva. Sus bebés fueron filmados tratando de despertarlas frenéticamente. El experimentador responsable de esta crueldad admitió públicamente que sus resultados no eran relevantes para la enfermedad mental humana, pero los NIH financiaron estos experimentos durante más de 30 años. Fue solo después de que PETA lanzara una enérgica campaña de un año contra los experimentos inhumanos e ineficientes, que los NIH finalmente se retiraron y pusieron fin a los estudios.
  • El caso infame de Double Trouble: los NIH dieron más de $3 millones de dólares en dinero de los contribuyentes a la Universidad de Wisconsin-Madison para que los experimentadores allí pudieran atormentar a gatos. Después de una larga batalla legal con la universidad para obtener fotos de experimentos invasivos con gatos, PETA lanzó un impactante exposé que demostró que algunos de los animales, incluyendo uno llamado Double Trouble, eran sometidos a cirugías invasivas en sus oídos, cráneos y cerebros. Double Trouble se despertó en medio de uno de estos procedimientos. Los gatos eran ensordecidos con químicos y luego privados de comida para hacerlos obedecer durante los procedimientos. Este experimento demostró ser inútil: nunca produjo una publicación que avalaran otros especialistas y se le consideró un fracaso. Era parte de un proyecto más grande apoyado por la agencia, a pesar de que el experimentador principal admitió que "nuestro objetivo no es producir un tratamiento clínico o una cura". La campaña de PETA acabó con el experimento, el laboratorio fue cerrado y los gatos sobrevivientes fueron adoptados.

Con tu ayuda, podemos terminar con estos fiascos de financiamiento y el tormento que causan a los animales.

Esto es lo que estamos exigiendo a los NIH:

  • Dejar de financiar experimentos con animales en estudios que han demostrado ser completamente inútiles, inmediatamente.
  • Comenzar un análisis crítico de otras áreas de la experimentación en animales para determinar cuáles no deberían financiarse.
  • Desviar dinero de los estudios en animales al desarrollo de métodos de investigación sin animales, relevantes para los seres humanos.

Necesitamos que los legisladores comprendan cuánto dinero desperdician los NIH en la actualidad. Por favor, envía un correo electrónico cortés a tus miembros del Congreso instándoles a que ordenen a los NIH dejar de malgastar el dinero de los contribuyentes en experimentos con animales inútiles y crueles, y centrarse en métodos modernos de investigación sin animales.

Poner el asunto y la carta en tus propias palabras ayudará a llamar la atención hacia tu correo electrónico.

¡Haz Algo!

Esta acción se limita únicamente a residentes de los Estados Unidos.

Todos los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios. 

¿Por qué necesitamos un número de teléfono para poder actuar? Muchos legisladores requieren un número de teléfono existente para poder recibir mensajes, esto garantiza que tu mensaje será entregado.

Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.